Por el triunfo del Inmaculado Corazón de María

lunes, 1 de agosto de 2022

MES DE AGOSTO: MES DEL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA

 


Dando comienzo al mes del Corazón Inmaculado de María, cuya fiesta celebramos el 22 de agosto, compartimos un mensaje del Padre Nass, SAJM, responsable de la Cofradía del Santo Rosario en el Brasil y del Seminario del Corazón Inmaculado de María en Nova Friburgo, Brasil:

Queridos amigos y bienhechores, hoy, 1 de agosto, comienza el mes del Corazón Inmaculado de María. Todos ustedes saben que nuestro seminario está enteramente dedicado a su servicio y a su gloria. Os invitamos de manera muy especial este mes, a cada uno de vosotros y a vuestras familias, a uniros a nosotros en la súplica diaria al Corazón Inmaculado de María, cuyo texto figura a continuación. Pueden recitarlo solos o en familia, todos los días. Es muy importante.

La devoción al Corazón Inmaculado de María y el Rosario son los últimos medios de salvación, dijo la Virgen a Sor Lucía. El mundo está próximo a la catástrofe porque estos medios no se han tomado suficientemente en serio. La situación es urgente. O la Virgen, su Corazón Inmaculado, a través de su Rosario, nos salvará, o todo estará perdido. No lo olviden: si somos infieles, el diablo es capaz de crear situaciones para nuestra perdición.

Dulce Corazón de María, sé nuestra salvación, la salvación de toda la Iglesia, la salvación de Brasil, de Rusia, de Europa y del mundo entero.”

 

Acto de reparación y petición

al Inmaculado Corazón de María

 

Reina del Santísimo Rosario, Madre de Dios y nuestra Madre admirable, vida, dulzura y esperanza nuestra,

A fin de ofrecer a tus hijos una ayuda milagrosa y la seguridad de una intervención extraordinaria capaz de transformar la ofensiva de las fuerzas del mal en un triunfo de la fe católica, te has dignado aparecer en Fátima. Para mostrar que tu Divino Hijo ha establecido tu Inmaculado Corazón como el gran, último y único remedio para sanar todos los males de una humanidad desgarrada por siglos de rebelión y revolución, has multiplicado los signos más maravillosos en todo el mundo. Pero, desgraciadamente, nuestra ingratitud te ha devuelto olvido, indiferencia y desprecio: la devoción reparadora de los primeros cinco sábados de mes no se propagó como Dios quería y Rusia no fue consagrada a Tu Inmaculado Corazón por el Papa en unión con los obispos de todo el mundo.

Con el dolor más profundo vemos el terrible resultado: la Iglesia ha sido colmada de oprobios y abrevada de amarguras por maquiavélicos enemigos; han puesto sus manos impías sobre todo lo que ella tiene de más sagrado. Ahí donde ha sido establecida la sede del bienaventurado Pedro y la Cátedra de la Verdad para iluminar a las naciones, allí colocaron el trono de su abominable impiedad; de suerte que habiendo sido herido el pastor, puedan dispersar el rebaño. Las naciones que una vez fueron la cristiandad cayeron bajo el yugo de la iniquidad y de una apostasía terrorífica.

Santísima Virgen, henos aquí prosternados ante ti, movidos por el deseo de reparar, por un homenaje especial, nuestra culpable indiferencia y los ultrajes de los que, en todas partes, es víctima tu Inmaculado Corazón. El peso de nuestras faltas podría conducirnos al desaliento, pero nuestra confianza en tu ayuda permanece inquebrantable, porque nunca será demasiado tarde para recurrir a ti y jamás se ha escuchado decir que alguien que haya pedido tu protección haya sido abandonado. Así, a tu Inmaculado Corazón, sede de la misericordia, de la bondad y del perdón, venimos a implorar para nosotros y para el prójimo, en particular para el Papa, para los obispos, sacerdotes y almas consagradas de todo el mundo, la gracia eficaz de conocer tu voluntad y la fuerza necesaria para cumplirla.

Ven, no tardes, interviene, salva la Iglesia y la cristiandad, restaura el reino de tu Hijo. Tú eres la victoria en todas las batallas de Dios, tú sola has destruido todas las herejías en el mundo entero, tú serás, entonces, vencedora del liberalismo y del modernismo.

Por nuestra parte, haremos todo lo posible para difundir y establecer la devoción a tu Inmaculado Corazón en todo el mundo. Comenzaremos renovando nuestra consagración personal y la de todos los que nos han sido confiados: todos somos tuyos. Practicaremos con nuevo fervor la devoción de la comunión reparadora de los primeros sábados para consolarte y obtener misericordia hacia los infortunados que te ofenden. Inculcaremos en nuestros hijos un gran amor por ti, buscaremos cumplir, cada uno de nosotros, nuestro deber de estado con espíritu de sacrificio y rezaremos nuestros rosarios diarios pidiendo la gracia de ver al Papa consagrar a Rusia como lo has pedido.

Refugio de los pecadores, consuelo de los afligidos y socorro de los cristianos, en ti ponemos toda nuestra esperanza, salva a tus hijos. Danos la alegría de ver el triunfo de tu Inmaculado Corazón. En fin, sin atrevernos a acercarnos al trono de la Adorable Trinidad por nuestras infidelidades, os suplicamos que le presentes estas peticiones, en unión con este supremo acto de adoración y de reparación que le ofrece el Corazón de tu Divino Hijo cada día sobre nuestros altares. Que así sea.

 

 Un poco de historia:

La fiesta del Corazón Inmaculado de María fue instituida por el Papa Pío XII en 1944, y se celebra el 22 de agosto, coincidiendo con el día tradicional de la octava de la Asunción. En 1969, Pablo VI, que no era un papa mariano, trasladó la celebración del Inmaculado Corazón de María al sábado, inmediatamente después de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Así la fiesta del Corazón Inmaculado, en la iglesia conciliar, no sólo no tiene fecha fija, sino que muchas veces la celebración de esta fiesta se omite cuando se ve impedida por una fiesta de mayor rango. Esto se aplicaría cuando está previsto que caiga el 24 de junio (Natividad de San Juan Bautista) y el 29 de junio (Santos Pedro y Pablo), y más raramente el 31 de mayo (Visitación de la Santísima Virgen María) y el 3 de julio (Santo Tomás Apóstol). También se ve obstaculizada cuando debe caer en el 25 de junio y en el 30 de junio debido a la coincidencia de las solemnidades del día anterior, lo que obliga a trasladar una de ellas al día siguiente [disponible].

Se celebra como la fiesta patronal de la Congregación del Espíritu Santo (de donde surgió Monseñor Lefebvre), la Sociedad de los Sagrados Corazones de Jesús y María y la Sociedad Misionera del Corazón de María. Actualmente también es fiesta especial de la Sociedad Sacerdotal de los Apóstoles de Jesús y María (SAJM), que fue fundada precisamente el día de su fiesta, 22 de agosto de 2016, en Francia.

El término "Corazón Doloroso e Inmaculado de María" que algunos utilizan se refiere a la devoción combinada del Corazón Inmaculado y de los Siete Dolores de María, tal y como fue utilizada por primera vez por la terciaria franciscana Berthe Petit.

El Corazón Inmaculado atravesado por una espada está representado en la Medalla Milagrosa. En efecto, la devoción al Corazón de María floreció tras la manifestación de la Medalla Milagrosa a Santa Catalina Labouré en 1830. El Sagrado Corazón de Jesús también aparece en la medalla, junto al Corazón Inmaculado, coronado de espinas. La M de la medalla representa a la Virgen al pie de la Cruz cuando Jesús fue crucificado. Esa bella imagen ocupa el cuadro central del blasón episcopal de S.E. Mons. Tomás de Aquino O.S.B., prior del último monasterio benedictino tradicional que queda en pie.

 


HOMENAJE AL PADRE MEINVIELLE

 

AGRADECIDO HOMENAJE A MEINVIELLE

 


El autor de "En torno al progresismo cristiano" fue una de las mentes más brillantes del catolicismo argentino. En obras muchas veces proféticas alertó sobre la deriva de la Iglesia y las verdaderas raíces del proceso revolucionario comunista.


Por MARIO CAPONNETTO


El próximo 2 de agosto se cumplirá un nuevo aniversario (el cuadragésimo noveno) de la muerte del Padre Julio Meinvielle, una de las mentes más brillantes del catolicismo argentino. Pese a ello, Meinvielle parece estar destinado a la constante diatriba de los enemigos de la Fe y al injusto olvido, cuando no incomprensión, de los propios, incluso de algunos que le fueron muy próximos. De los primeros no vale la pena ocuparse demasiado: por regla general o no han leído o han leído mal sus escritos y han echado a rodar un cúmulo de imposturas que no merece gastar tiempo en ellas. En cuanto a los segundos, a los propios, su actitud no deja de causar dolor al comprobar la enorme ingratitud manifestada en su silencio. Por eso he querido titular estas líneas "agradecido homenaje" pues de eso se trata: de ser agradecidos y de saldar, siquiera mínimamente, tan grande deuda de gratitud.

Meinvielle fue un cura de pueblo, como se ha dicho, y es cierto. Joven sacerdote lo vemos como párroco en una barriada de Buenos Aires, Versalles, entregado de lleno a una obra de evangelización y de progreso humano de aquellos feligreses que le habían sido confiados. Gastó su fortuna personal en obras que aún perduran. Atendía a los necesitados que acudían a su puerta cuando aún no se habían inventado la "opción preferencial por los pobres" ni la "teología del pueblo".

Aparte de su experiencia parroquial se prodigó en múltiples iniciativas apostólicas (entre ellas los Scouts católicos). Algunas de esas iniciativas le redituaban dinero que, invariablemente, destinaba a socorrer a todo aquel que acudía en busca de ayuda y, muy especialmente, a sostener los estudios europeos de numerosos sacerdotes sin recursos que, gracias a su caridad, pudieron completar su formación académica. La generosidad sin límites fue nota esencial de toda su vida. He podido recoger testimonios directos de quienes más de una vez advirtieron que el Cura dormía sin colchón pues había regalado el suyo a algún pobre.

Pero junto a este Meinvielle pastor de almas, "cura de pueblo", vivía otro Meinvielle: el lúcido intelectual, el teólogo de ortodoxia impecable y de mirada en ocasiones proféticas, el erudito discípulo del Aquinate, el escritor prolífico, el polemista temible y el patriota que, como un buen centinela, guardaba las murallas de la Ciudad asediada.

DOS ASPECTOS

Es imposible en el breve espacio de una nota reseñar siquiera el significado y el alcance de la obra teológica y filosófica de Meinvielle. Me limitaré a mencionar (y brevemente, por cierto) sólo dos aspectos: de un lado, su certera visión del grave fenómeno eclesial del progresismo del que predijo muchas de sus nefastas consecuencias que hoy están a la vista. Por otro lado, su no menos certera visión del proceso revolucionario del comunismo que sumiría a Hispanoamérica -y a la Argentina con ella- en la trágica experiencia de los años sesenta y setenta.

La preocupación por el progresismo aparece tempranamente en la obra de Meinvielle. En 1945 ve la luz su medular ensayo De Lamennais a Maritain en el que advierte la deriva modernista del ilustre filósofo francés quien había formulado por esa época su conocida tesis sobre la Nueva Cristiandad. Maritain fue, a no dudarlo, uno de los grandes filósofos cristianos del siglo XX, un hombre dotado de un singular genio metafísico y un gran renovador de la filosofía escolástica. Sin embargo, en el plano social y político sus posturas no hacían sino reactualizar los graves errores difundidos en el siglo XIX por el sacerdote francés Felicité Robert de Lamennais cuyas ideas precursoras del llamado liberalismo católico (y aún socialismo cristiano) habían merecido las más severas condenas del magisterio pontificio.

La posición crítica de Meinvielle es muy clara desde el inicio. Se trata, en primer término, de una crítica formulada desde la teología, no desde la política o la sociología. Pero es, además, una crítica que apunta directa y exclusivamente a la noción mariteneana de la Nueva Cristiandad en la medida en que ésta representa una norma práctica en el plano de la acción social católica que como tal supone una inadmisible novedad respecto de lo que la Iglesia enseña y ha enseñado siempre. Se trata, sostiene taxativamente Meinvielle, de un proyecto de sociedad humana en la que lo sobrenatural resulta por completo eliminado. En este sentido, el hilo conductor que une a Lamennais con Maritain es, para Meinvielle, una idea radicalmente falsa del progreso. Uno y otro han sucumbido al "mito del progreso" con todas las graves consecuencias que de esto se derivan.

EL SANTO ROSARIO ES MÁS IMPORTANTE AHORA QUE NUNCA EN LA HISTORIA

 


“En la devastación y ruina general que padece la Iglesia, si se omiten los falsos “misterios luminosos”, el Rosario es lo único que queda enteramente en pie. Por eso el santo Rosario es más importante ahora que nunca en la historia. Si es verdad que no todos los días pueden ustedes tener la Misa, también es verdad que todos los días pueden ustedes rezar el Rosario. Y es necesario que graben en sus almas esta verdad: ustedes, que no pueden comulgar todos los días, rezando el Rosario cada día pueden recibir las mismas gracias que los que pueden comulgar a diario y mayores, pues Dios da más a quien le ama más, y demuestra mayor amor a Dios el que sufre ser expulsado y privado de la Misa y de los demás Sacramentos, que el que prefiere conservar sus seguridades, ventajas y comodidades personales antes que verse despojado y crucificado por mantenerse enteramente fiel a la Verdad. Sí, mis estimados fieles: más gracias da Dios a un alma fervorosa y combativa en una sola comunión espiritual o en un Rosario, que las que da en cien comuniones sacramentales a un alma tibia, vacilante y llena de apegos y de miedos”.

R. P. Trincado, SAJM – Sermón en México, junio de 2014.

CANTO DE VICTORIA

 

                                     CANTO DE VICTORIA

  


Por GIL DE LA PISA ANTOLIN

 

El “Poder Supremo ‘sin rostro’” anuncia ya una victoria: “Cisma en la Iglesia Católica”; y lo hace en uno de sus medios de comunicación con estas palabras: “Como no podía ser de otra manera, la Iglesia tiene que seguir ‘aggiornándose’, adaptándose al mundo a toda velocidad, empezando por permitir el matrimonio a los sacerdotes, en la creencia de que el celibato es la causa última de los abusos sexuales clericales. Es decir los Amos del mundo ya dan por consumado el “Cisma” en la Iglesia... lo que equivale a poder marcar una muesca más en su tabla de éxitos.

Sin duda las cosas que pasan en Alemania son preocupantes. Llevamos décadas con el nuevo Protestantismo que se está gestando en la tierra de Lutero, pero aún no se ha consumado el cisma.  Y los que amamos a nuestra Madre la Iglesia, pedimos a Dios incesantemente que le impida “cuajar en realidad” 

Es sorprendente que la Jerarquía se dedique a pedir perdón por posibles errores de hace medio milenio y se olvida de hacer lo mismo por los fallos y errores de los últimos sesenta años. Siendo ellos, en este caso, los responsables de la crisis actual de la Iglesia; no hace examen de conciencia para comprender por qué vivimos en una crisis de Fe... Nadie pide perdón por los errores garrafales cometidos con la deformación de los dogmas, de la moral y el culto, cuyas consecuencias vivimos en la Iglesia de hoy: Templos vacíos, olvido de los sacramentos fundamentales, como la confesión, la comunión y el matrimonio religioso. Incluso el Bautismo está pasando de moda y un tercio de los nuevos españoles se quedan “moros” –como decían nuestros antepasados de los no bautizados- (El que no tiene padrino se queda moro”...

El tiempo nos ha dado la razón a quienes avisamos de las consecuencias previsibles e inevitables, que tendría para la FE y la Moral, no combatir con toda la fuerza e inteligencia el Modernismo desde el momento que estaba claro su objetivo final: adueñarse de las riendas en la barca de Pedro

Nos consideran unos retrógrados incapaces de leer el “avance de los tiempos” y, --menos aún-- de actuar en consecuencia. Olvidaban los modernistas que no hay nada más vivo que la “Tradición perenne” de la Iglesia, porque ella misma lleva dentro la capacidad de adaptación a cada momento, --pero dentro de la Verdad de la que es cimiento y manantial--.

Viví intensamente las discusiones del Aula Conciliar y fue para mí un tormento insoportable leer las “asnadas” que se decían allí. Y, las llamo asnadas,  copiando al Padre Ángel --mi profesor de griego en la Universidad Católica--  que, como he referido ya alguna vez cuando un compañero le vino a dar la noticia de que un compañero de Promoción “era un hereje” le respondió con una carcajada y esta frase: «No te preocupes, para ser hereje hay que ser muy inteligente y “ése, es un asno”; yo llegué a esa conclusión sobre lo que se decía en la basílica de San Pedro, en el Concilio: No eran tanto herejías, cuanto “asnadas”; enorme burradas dichas con un aplomo impresionante. Lo triste del caso es que contribuyeron a normalizar los errores y que la Fe padeciera las consecuencias.

Desgraciadamente lo que allí se vivía no era “por casualidad”... o sea, fruto de la debilidad de la mente humana, ¡no!, quienes lo hicieron posible habían preparado a conciencia el escenario Durante años, los obispos de Centro Europa, prepararon el Concilio, con una organización perfecta.  Se cumplía una vez más la conocida ley de las dos ciudades... Mientras los obispos de buena fe, --españoles, hispanoamericanos-- habían ido al Vaticano con la mejor de las “cándidas inocencias”, de todos y cada uno de los conciliares amantes de la Iglesia, los obispos que tenían estudiado “cambiar” la Fe, la Moral y el Culto de la Iglesia Católica habían montado toda una serie de organizaciones con reuniones periódicas para estudiar sus proyectos. Cuando la “buena gente» abrieron los ojos y quisieron organizarse les faltó tiempo para contrarrestarlos... aunque algo hicieron Monseñor Lefebvre y los que se le unieron.

Me llevaría muy lejos entrar en profundidades, me limito a señalar con unas simples pinceladas, que todo se ajusta a lo que tantas veces he comentado sobre la forma de trabajar de la Sinagoga de Satanás y los que la sirven.

Conviene destacar también que la organización modernista del Vaticano II, no se disolvió. Al contrario, el Vaticano II sirvió para perfeccionar y fortalecer su estructura. Y siguen provocando desastres.

Gracias a Dios, la última palabra siempre la tiene el Creador e inspiró el nacimiento de la Fraternidad San Pío X, que ha sido un obstáculo y una referencia en estos sesenta años postconciliares. Pero no solo ella, han surgido otros movimientos en la misma línea aunque no tan conocidos.

Existe una reacción de cierta Jerarquía frente --digamos-- a la “línea oficial” que permite cierto optimismo como reacción frente al poder modernista en la Iglesia. Nosotros luchamos “a lo humano”, pero pensamos “a lo divino”, es decir: Confianza absoluta en el triunfo final y paz en el alma porque sabemos que lo único verdaderamente eficaz es la oración a la que hemos de entregarnos siempre y cada día. No lo vamos a recordar constantemente pero conviene hacerlo de cuando en cuando. Sobre todo si el cielo se pone muy negro, como es el momento actual.

Fuente: https://elcorreodeespana.com/sociedad/45198392/Canto-de-victoria-Por-Gil-de-la-Pisa.html

 

PABLO VI Y “LAS VÍAS QUE LLEVAN A LA PAZ”

 


“Diarios atrasados de Francia. Sobre Fátima. En su visita de "peregrino" a Fátima, el Papa no aludió, antes bien eludió las apariciones, mensajes, promesas, secretos, amenazas, milagros, oración, penitencia — y demás comunicaciones de Lucía la Vidente. Se negó con palabras aladas (heladas) a departir en particular con ella. En suma, eludió — dice el "Dossiers du ICI" — ''el aspecto apocalíptico, el aspecto mágico y al aspecto político"; pues también se negó prácticamente a hablar con Oliveyra Salazar y otros Dignatarios que fueron a esperarlo. Habló de la paz, de la concordia, de la benignidad, del ecumenismo, del Concilio, de la ONU, etc. No apeló al Corazón de Jesús, sino más bien al corazón de los hombres. A su vuelta, dijo desde el Balcón Vaticano: "En Fátima hemos interrogado a la Madonna sobre las vías que llevan a la paz; y nos ha respondido que la paz era un fin realizable". Destos hechos del Papa, la prensa "progresista'', el Cardenal Novea, el Obispo Venancio, el abate Laurentín, etc. hacen su Agosto y sacan muchas conclusiones a su sabor. Que les aproveche. No estamos obligados a tenerlos por infalibles en esto”.

Padre Leonardo Castellani, Revista Jauja n. 11, noviembre 1967.

jueves, 28 de julio de 2022

PARA SALVAR LA IGLESIA: LA ORACIÓN

 


Por MONSEÑOR MARCEL LEFEBVRE

 

Pienso que ustedes están de acuerdo conmigo, que el gran medio de salvar la Iglesia y de salvar las almas es la oración, y la oración especialmente a la Virgen María y el santo Rosario en particular.

Yo estuve en Chile, en el mes de agosto último. Me encontré con una familia chilena. Les pregunté: “¿Pero cómo han hecho para desembarazarse de Allende? ¿Cómo han hecho para desembarazarse del comunismo? ¿Es verdaderamente el golpe militar que los ha liberado?” Ellos me dijeron: “Monseñor, no, lo que hizo huir a los comunistas, fue el Rosario. Decidimos, en todas las familias cristianas, hacer cadenas de oración y tomamos el Rosario: rezamos…y sentimos bien la protección de la santísima Virgen que ha expulsado el comunismo de nuestro país.”

Es lo que ya me habían dicho los obispos brasileños a propósito de Brasil: “¿Qué ha expulsado el comunismo de Brasil? Son los cristianos, hombres y mujeres, salidos a las calles, con el rosario en la mano, rezando públicamente, en alta voz, el rosario. Los comunistas se fueron.”

Y bien, mis queridos amigos, es eso lo que nosotros debemos hacer para expulsar los enemigos del exterior y los enemigos del interior. ¡Tomemos nuestro rosario y confiémonos a la Santísima Virgen María!”

 

Conferencia en Angers, Francia, el 23 de noviembre de 1980.

PROFECÍAS DEL PADRE PÍO [CÓMO SERÁ LA CONVERSIÓN DE RUSIA Y EE.UU.]

 

 

PROFECÍAS DEL PADRE PÍO [CÓMO SERÁ LA CONVERSIÓN DE RUSIA Y EE.UU.]

 


Entre las profecías del Padre Pío hay una muy importante para nuestro tiempo, porque se refiere a la conversión de EE.UU. y Rusia.

A principios de la década de 1940 estaba estacionada en Cerignola a poco menos de una hora del convento de San Giovanni Rotondo, un destacamento de la Fuerza Aérea de EE.UU. y su capellán era el padre John P. Duggan, quien tenía 30 años.

El Padre Duggan era un hombre de gran fe y profunda humildad, y presentaba al Padre Pío a los soldados bajo su cuidado espiritual, porque sabía que los podía guiar en caminos más elevados y llevó a muchos militares estadounidenses a conocerle. 

En una ocasión le llevó al cabo Leone Fanning, que había sentido el llamado a ser sacerdote, pero no pudo seguir su vocación porque había sido reclutado. 

Nadie le había dicho al Padre Pío que el Cabo Fanning esperaba ser sacerdote, pero cuando el Padre Pío lo vió, le dijo, «Tu nombre no es solo Leone. Algún día serás el Padre Leone». 

Las palabras de Pio se cumplieron, cuando Leone Fanning regresó a Estados Unidos y fue ordenado sacerdote en 1954 y continuó siéndolo por los siguientes 54 años. 

Una vez el Padre Duggan le preguntó al Padre Pío sobre el futuro de EE.UU. y Rusia, y Pío le dijo, «El pueblo ruso se convertirá. Su conversión total sucederá muy rápido. La conversión de los Estados Unidos será lenta pero segura».

Y también el cabo Fanning le preguntó al Padre Pío sobre la conversión de Rusia y éste le contestó, «Sí, Rusia se convertirá como la Santísima Virgen dijo que lo haría. Sin embargo, Rusia le enseñará a los Estados Unidos una lección de conversión».

Cuando fusionamos las dos profecías, tenemos lo siguiente: el pueblo ruso se convertirá a la fe y será una metamorfosis muy rápida, de una nación que actualmente tiene una población de más de 144 millones y el territorio más grande de todos los países. 

Pero por el contrario la conversión de Estados Unidos, que tiene 330 millones de habitantes, será más lenta pero más firme, y copiará las formas cristianas de Rusia. 

Esto reafirma la profecía de Fátima sobre el papel central reservado a Rusia para el final de los tiempos.

Rusia esparcirá sus errores por el mundo, especialmente el ateísmo y el sistema de gobierno comunista, en la medida que la Iglesia fundada por Jesucristo, la Católica, no cumpla los pedidos del cielo.

Y por eso se convertirá en el agente de castigo por el alejamiento de Dios de la civilización que creó el cristianismo, la civilización occidental.

Pero si la Iglesia Católica cumple los mandatos de Dios, Rusia se convertirá y a su vez convertirá a occidente, y dentro de éste a EE.UU.

¿Y cuales son esos mandatos que dio Nuestra Señora en las apariciones de Fátima? 

Que se haga la consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María y sea abrazada por la Iglesia, por todos los fieles, y no sea solamente un acto burocrático de la jerarquía, como sucedió ahora.

Que la Iglesia impulse la comunión reparadora de los 5 primeros sábados, como Nuestra Señora pidió conjuntamente a la consagración de Rusia.

Y que los fieles católicos se consagren al Inmaculado Corazón de María y oren ferviente y permanentemente el Rosario por los pecadores.    

 

Fuente: https://forosdelavirgen.org/profecias-ppio-rusia-eeuu/

 

 

“FÁTIMA Y RUSIA”: ¡NOVEDAD EDITORIAL!

  Acaba de editarse, por ahora solamente en formato electrónico o Kindle, el libro “Fátima y Rusia” (896 págs.). Puede adquirirse en el si...

ENTRADAS MÁS VISTAS (últimos 7 días)